Las vacaciones son el momento ideal para viajar en familia, pasear y disfrutar de días llenos de ocio y descanso. Sin embargo, no todas las familias pueden planificar sus horarios de trabajo para que todos tengan esos días libres o sencillamente no es posible dedicarse a hacer un viaje largo. Esto no quiere decir que los niños y jóvenes deban quedarse encerrados en casa, perdiendo el tiempo; pues es posible que aprovechen este periodo con actividades que pueden ampliar sus conocimientos o ayudarlos a adquirir nuevas habilidades. Los temas de los talleres que pueden hacer dependerán de la edad e intereses particulares de cada individuo, pero podemos sugerirte algunas áreas que puedes estudiar durante las vacaciones.

Cursos de idiomas

Las vacaciones son perfectas para aprender, practicar o perfeccionar algún idioma. Si bien es cierto que no podrás aprender completamente algún lenguaje en tan poco tiempo, si es posible adquirir los rudimentos básicos o sencillamente mejorar la pronunciación y aumentar el vocabulario de idiomas de los que ya se tenga algún conocimiento previo. De hecho, en la Casa de Francia siempre se hacen cursos intensivos de francés de 50 horas; también se puede estudiar inglés, alemán o hasta japonés en diversos institutos, que incluso tener convenios con las embajadas de cada país. No existe límite de edad o de formación para aprender un nuevo idioma, por loq ue es común tener cursos especializados según la necesidad de cada individuo.

Incluso es posible encontrar cursos especializados para niños pequeños, que hacen el aprendizaje mucho más divertido y ameno. Para adolescentes y jóvenes que deseen una experiencia mucho más intensa, existen muchos campamentos vacacionales para estudiar en el extranjero, en los que podrás aprender y perfeccionar un idioma a través de la inmersión cultural. ESL, Education First y Kaplan Internacional son empresas reconocidas que prestan estos servicios y se encargan de todos los trámites.

Actividades y talleres culturales

Los museos suelen aprovechar la época vacacional para hacer cursos y talleres orientados a despertar la sensibilidad artística de los niños, además del aprendizaje de técnicas de artes plásticas, danza, ciencia, tecnología y arquitectura. Hay muchísimas opciones, por lo que vale la pena visitar el sitio web de cada museo e la ciudad para evaluar las posibilidades. Hay muchas actividades para niños pequeños, pero también es posible encontrar talleres y cursos para estudiantes universitarios y adultos en general que deseen ampliar sus conocimientos.

En Ciudad de México puedes encontrar en el Museo de Arte Moderno se dictarán cursos de danza con telas durante el mes de julio; así como también talleres para personalizar prendas de vestir y otro llamado “Creando ciudades fantásticas“, en el que los niños pueden crear utilizando diferentes medios artísticos. En el Museo de Arte Carrillo Gil se apuesta por algo más orientado a la práctica con cursos de verano en los que los niños podrán jugar y aprender conceptos como color, espacio, textura y el rol que juegan en el arte. Además, hay talleres para aprender caligrafía.

Hay cursos vacacionales gratuitos en la Ciudad de México. Por ejemplo, en el Museo Nacional de la estampa se impartirá las instrucciones para aprender a hacer dos placas para imprimir una estampa; una el linóleo y otra en madera. Si bien hay que llevar algunos materiales, es una excelente oportunidad para aprender esta técnica. Asimismo, todos los sábados los niños podrán hacer un taller en la Sala de Arte Público Siqueiros, en el que aprenderán sobre la obra de un escultor y luego, inspirados en ello, hacer su propia escultura con materiales reciclados.

En el Museo Nacional de Arte siempre hay actividades como conciertos y exposiciones, y en verano siempre planean cursos dirigidos a los más pequeños. Ejemplo de esto es el curo de verano “Misterios en el arte. Detectives de la Mitología” que enseñará a los pequeños a estudiar las obras de arte para buscar referencias escondidas de la mitología. En el Museo Nacional de Arquitectura se imparte tradicionalmente su curso de veranos, dirigido también a los niños y en el que experimentarán muchas actividades didácticas que ofrecerán un conocimiento básico sobre la arquitectura y sus representantes más conocidos.